La seguridad es una preocupación creciente en el mundo de hoy. Desde los hackers que acceden a información valiosa hasta los intrusos que amenazan la seguridad de las personas y los bienes, las empresas están reconociendo la necesidad de una mayor seguridad. Para mejorar la seguridad física de edificios e instalaciones, una de las mejores opciones es a menudo el uso de torniquetes para controlar el acceso de empleados y visitantes.

Beneficios de los torniquetes sobre las puertas

A continuación se destacan las ventajas de utilizar un torniquete en lugar de una puerta, incluida la mejora de la seguridad, la integración efectiva con el sistema de control de acceso de la instalación y una mayor flexibilidad operativa.

 

1. Seguridad mejorada

Los torniquetes proporcionan un control de acceso superior al detectar y disuadir entradas no autorizadas.

Al entrar a una instalación, a menudo el primer punto de entrada es a través de una puerta. Una solución común para asegurar la instalación es añadir una tarjeta o lector biométrico y cerraduras eléctricas a la puerta. Mientras que un lector y una cerradura requieren una credencial válida para abrir la puerta, no puede controlar cuánto tiempo está abierta la puerta o cuántas personas entran. Individuos no autorizados pueden seguir al personal autorizado a través de la puerta de seguridad, lo que resulta en un problema de seguridad común conocido como “tailgating”. Además, una puerta no puede aislar la dirección del paso autorizado. Por ejemplo, si una puerta se activa para entrar, no podrá impedir que salga al mismo tiempo mientras esté abierta.

A diferencia de las puertas, los torniquetes pueden limitar el número de personas que pueden entrar o salir con cada credencial presentada y controlar la dirección del paso. Para entrar a través de un torniquete, una persona debe presentar primero una credencial válida. Esto indica las barreras para desbloquear y permitir que una persona pase antes de volver a bloquear inmediatamente. Algunos torniquetes tienen características de detección mejoradas para reconocer y notificar casos como el seguimiento, el vagabundeo y el paso forzado. Un intento de entrada no autorizado activará una alarma, notificará al usuario y alertará al centro de control del conflicto.

 

2. Integración de Control de Acceso

Los torniquetes se integran fácilmente con el sistema de control de acceso de un edificio.

El sistema de control de acceso permite que los torniquetes funcionen en conjunto con puertas, cámaras y otros equipos de seguridad para garantizar que sólo determinadas personas autorizadas utilicen la entrada. Puede proporcionar información útil, como la identidad específica, la hora y la ubicación de cada persona que entró y salió de la instalación. El sistema muestra los datos en tiempo real utilizados por la dirección para realizar un seguimiento de los visitantes, localizar las ubicaciones de las alarmas e identificar posibles amenazas a la seguridad.

Cuando un usuario presenta una credencial, el sistema de control de acceso se comunica con el torniquete independientemente de si la credencial es válida o no y si se permite el paso. Una vez que se produce un paso, el torniquete comunica inmediatamente al sistema de control de acceso que se ha producido el paso. Cuando se presentan credenciales inválidas, el sistema de control de acceso señala el torniquete para notificar al usuario que su credencial no fue aceptada. Cuando se activa una alarma en el torniquete, el torniquete y el sistema de control de acceso pueden funcionar al unísono para alertar a la seguridad, encender las cámaras cercanas y cerrar los torniquetes y las puertas secundarias correspondientes.

 

3. Flexibilidad operativa

Los torniquetes mejoran las operaciones de las instalaciones al agilizar el proceso de entrada.

Los torniquetes acomodan una amplia gama de lectores de credenciales, permitiendo a las instalaciones la opción de usar virtualmente cualquier tipo de medio para autorizar la entrada, incluyendo códigos de barras, banda magnética, tarjetas de proximidad (RFID/NFC) o biométricas. Los lectores instalados con los torniquetes permiten a los usuarios presentar sus propias credenciales para entrar. La función de autovalidación reduce la carga de las recepcionistas y los guardias de seguridad, permitiéndoles centrarse en sus funciones principales de trabajo en lugar de tener que verificar las credenciales.

Los torniquetes pueden operar en una sola dirección o bidireccionalmente. Los modos de paso son independientes para cada dirección e incluyen paso libre, paso controlado o bloqueado. El modo de pase libre permite la entrada sin autorización – a menudo se usa cuando no se requiere que los usuarios saquen una tarjeta para salir. El paso controlado requiere una credencial válida antes de permitir la entrada. El modo bloqueado permanece bloqueado y no permite la entrada, incluso cuando se presenta con una credencial válida.

La gerencia puede programar modos específicos para activarse a ciertas horas del día para cumplir con los requisitos operativos. Por ejemplo, se pueden configurar más torniquetes como entrada solamente durante las horas de la mañana cuando los empleados están llegando al trabajo, y luego cambiar a salida solamente por la tarde cuando los empleados están saliendo. Los torniquetes también pueden cerrarse por la noche y los fines de semana cuando la instalación está cerrada. Los modos de torniquete normalmente se configuran a través del sistema de control de acceso o, para torniquetes más avanzados, se controlan de forma remota mediante una aplicación en la red de la instalación.

 

Consideraciones adicionales

Emergencias y apagones

Los apagones causarán la pérdida de la función de torniquete a menos que estén respaldados por una fuente de energía alternativa. El sistema de control de acceso también puede desconectar la energía como parte del protocolo de respuesta de emergencia de la instalación.

Dependiendo de la configuración, los torniquetes se configuran de forma predeterminada como a prueba de fallas o a prueba de fallas (a veces llamado bloqueo de fallas) en caso de pérdida de energía. A prueba de fallos significa que el torniquete se abre o se desbloquea y permanece abierto o desbloqueado cuando se apaga, lo que permite a los usuarios salir libremente sin autorización. A prueba de fallas significa que el torniquete permanece bloqueado cuando se desconecta la energía eléctrica, impidiendo cualquier entrada o salida a través de esa entrada. La configuración típica es a prueba de fallos en la dirección de entrada y a prueba de fallos en la dirección de salida. Esto evita que nadie entre para mantener la seguridad, pero permite que el personal de adentro salga de la instalación.

Cumplimiento con ADA

Otra consideración importante es cumplir con los requisitos de la ADA para acomodar a los usuarios discapacitados. Algunos torniquetes, como los torniquetes ópticos, ofrecen la opción de un ancho de paso más amplio y compatible con ADA para acomodar sillas de ruedas. Para torniquetes sin esta opción, se puede instalar una puerta de seguridad con un ancho compatible con ADA junto al torniquete. Cualquiera de las dos soluciones permite a las instalaciones mantener la seguridad a la vez que proporciona acceso a los usuarios discapacitados y a las entregas.

Instalación y mantenimiento

La disposición, el tamaño, el número de usuarios y las pautas de tráfico de la zona de instalación determinan el número de torniquetes necesarios. En áreas más pequeñas, uno o dos torniquetes pueden ser suficientes; sin embargo, las áreas de alto tráfico pueden requerir un mayor número de torniquetes para acomodar las necesidades de la instalación. Las configuraciones de varios carriles pueden incorporar cualquier número de carriles de ancho estándar y ADA, así como puertas de seguridad para peatones. Además de torniquetes y puertas, pueden ser necesarias barreras o vallas modulares para rellenar cualquier espacio restante entre los torniquetes y otros objetos fijos.

Los contratistas e instaladores deben ser conscientes de que no todos los torniquetes son iguales. Generalmente, los fabricantes utilizan materiales duraderos, como el acero inoxidable y los acrílicos, que requieren poco mantenimiento y resisten un uso prolongado. Sin embargo, la calidad y las características específicas pueden variar mucho de un fabricante a otro. Dependiendo del fabricante, los torniquetes pueden enviarse completamente ensamblados y listos para instalar, o pueden requerir un ensamblaje sustancial en el sitio. Conocer esta información de antemano puede ahorrar tiempo y recursos durante el proceso de instalación.

Consideraciones adicionales incluyen confirmar dónde se construyen los torniquetes, desde dónde se envían y los recursos de soporte disponibles de la fábrica o de la red de distribuidores autorizados. Un revendedor (a diferencia de un fabricante) puede no tener los recursos para dar soporte al instalador o al usuario final después de la venta. Un socio bien informado podrá ayudar a los clientes a elegir el equipo correcto y asegurar que se cumplan los requisitos previos a la instalación (tales como anclajes, conductos de energía y comunicación, etc.).

 

Elegir el torniquete adecuado para su aplicación

Los torniquetes se dividen en tres categorías principales: ópticos, altura total y cintura alta. Dependiendo de la aplicación específica, se puede preferir un tipo diferente de torniquete. Elegir el torniquete correcto requiere considerar diferentes factores, incluyendo si es para uso en interiores o exteriores, el nivel deseado de seguridad, el presupuesto, las características necesarias y las preferencias estéticas.

 

Control de accesos con torniquetes
Califica esta publicación